Las flores del mal (Charles Baudelaire). Imagen de Josch 13, en Pixabay.

Lector, tú tan bucólico y sereno,

hombre de bien, morigerado y cándido,

no aceptes este libro satunirno

que huele a melancólico y a orgiástico.

 

Si no cursaste nunca la retórica

con Satanás, que es un ladino dómine,

no vas a comprender nada, ¡recházalo!,

o bien me tomarás por un histérico.

 

Pero si logras dominar el vértigo

y consigues mirar a los abismos,

para aprender a amarme, toma y lee;

 

si es curiosa y doliente el alma tuya

y lo que buscas es tu paraíso,

si no me compadeces… ¡te maldigo!

 

(Epígrafe para un libro condenado)

 

 

Marcos Villar Pazos

Marcos Villar Pazos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.