Sabor de Emily Dickinson (Imagen de Quang Le en Pixabay)

¡Soy nadie! ¿Quién eres?
¿Eres -nadie- también?
¡Somos entonces un par!
No lo digas son capaces de descubrirnos – lo sabes.
¡Qué horrible -ser- alguien!
Que impudicia -como una rana-
decir vuestro nombre – todo el santo día-
a un admirativo pantano.
(E. Dickinson, poema 288)
Marcos Villar Pazos

Marcos Villar Pazos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.